FEDERICA & CO: EL LUGAR DONDE VIVIR, ES LO ÚNICO URGENTE

domingo, 22 de octubre de 2017
Federica & Co es el resultado de un mundo interior que vive dentro de nosotros, hecho de pequeñas vivencias simples, convertidas en especiales por el simple hecho de disfrutar de ellas.

Es un refugio en medio del campo para vivir pequeñas experiencias que quizá tenemos olvidadas, que quizá recordamos de nuestra infancia.

Dormir con el ruido de los grillos, acariciar nuestro burro, comer las verduras del huerto, coger unas naranjas y convertirlas en zumo, tomar un largo desayuno, cocinar sin parar en nuestra alocada cocina, cenar a la luz de las velas, pasear por el mar y también, quizá la parte más practica del proyecto, comprar esos objetos que forman parte de su peculiar mundo.


“Creo que Federica & Co siempre ha sido mucho más que un negocio, y algo muy distinto a un negocio: es una manera de disfrutar de la vida, de vivir pequeños momentos únicos y sencillos, en contacto con la naturaleza. 

Somos un lugar donde poder dormir, comer, cocinar, aprender y comprar, porque todo forma parte de la misma experiencia”. Federica Barbaranelli

En Federica & Co se identifican con esta preciosa cita de la película Mr. Magorium y su tienda mágica:

“Respiramos, bailamos, nos regeneramos, el corazón nos late, la mente crea, el alma absorbe”.


Nos encantaría conocer vuestra historia de cerca ¿quiénes estáis tras Federica & Co?

Estamos mi marido Jaime Mato, nos conocimos hace 10 años y él siempre siempre ha estado a mi lado, apoyando junto a su familia todos mis proyectos, todas mis ideas mas extravagantes o intentando hacer realidad mis sueños, y para esto ha tenido que luchar muchísimo y ser muy muy valiente.

Trabajó fuera de Federica & Co hasta hace dos años que rescató la empresa, y con un esfuerzo titánico, ordeno mis desastres, puso un rumbo claro a nuestros proyectos y tomo el mando. 

Estoy yo misma, Federica Barbaranelli, que comencé a escribir y cocinar a los 5 años. Que comencé a trabajar con 16, que estudié literatura, escritura creativa y arte, y por supuesto cocina para luego ¡convertirme en tendera! 

Cuando Jaime y yo nos conocimos, yo estaba convaleciente de una enfermedad muy grave y el apareció y me sacó de muchos agujeros en los que me encontraba. 


Siempre creyó en mí, me puso en pie, me ayudó y los dos emprendimos juntos de nuevo. Él es mi inspiración, mi fuerza y mi mástil. Tiene una gran fuerza, aunque siempre quiere estar a la sombra, ya tiene suficiente conmigo y con mi ego ¡jajaja!

Nuestro equipo aquí también cuenta con Miguel, quien nos ha ayudado a reformar la casa paso a paso y quien hace realidad todas nuestras ideas; Suri que es de Bilbao y mi brazo derecho absoluto y Ágata que lleva con nosotros por las mañanas toda la pagina web y gestiona con Jaime el negocio. 


¿Cuál es vuestra filosofía de vida? 

La verdad es que siempre nos hemos sentido muy afines con los pequeños placeres de la vida. Cuando hemos estado mas holgados siempre hemos invertido en descubrir el mundo, viajar, alimentarnos de esta maravillosa manera, y descubrir pequeños restaurantes por el mundo. Cuando comenzamos a luchar hace ya bastantes años, nos dimos cuenta de que todo lo que nos gusta está hecho de experiencias y momentos muy simples. 

Nos mudamos a vivir al norte dejando la ciudad, el sistema, rompiendo con las reglas y refugiándonos en una región muy salvaje y tranquila. Y tienes que tener mucha vida interior, por así decirlo, para poder admirar y disfrutar plenamente de la naturaleza y alejarte del consumismo, del estrés, de las exigencias de la sociedad y de una gran ciudad. 

Aquí todo es tranquilo, es paz, salvo las tormentas que hay en nuestro interior y por supuesto las dificultades de sacar adelante un negocio en el campo y ciertamente en invierno, algo aislados. Pero es una elección de vida, nadie dijo que elegir seguir tus sueños fuera fácil (no pensamos quizá que fuera tan duro ¡a veces!)



Somos felices escuchando música, leyendo sin parar, con la lluvia cayendo y nuestros perros arropados. Nos encanta el cine, ver películas, pasear por el campo, observar la naturaleza, la ternura de los animales, comer y cocinar y vibrar con las recetas. Para mí cocinar es hacer terapia, es encontrar la paz y el equilibrio. Coger flores, cuidar del huerto y trabajar duro en él para poder utilizar mis pequeños milagros en la cocina, servir para pocas personas poniendo buena música y llenar el comedor de velas por el disfrute de acoger y recibir, poner las mejores sabanas y dormir escuchando la naturaleza. No tener televisión y solo sentir el descanso. Ver el atardecer, bañarme en el agua fría y tener un cielo asombroso sobre mis hombros y cabeza. Lo único que podemos echar de menos es viajar, pero tenemos tanta vida por descubrir aquí y un sueño por el que luchar, por lo que todo se equilibra en la balanza. 



Con el paso del tiempo, en vuestras vidas, ¿valoráis más las luces o las sombras? ¿quizá las sombras os han hecho apreciar más la vida y encontrar vuestro propio camino?

Bueno, creo que este año ha sido especialmente duro. Llevamos muchos años luchando y peleando, y a veces cuando estas llegando al final de una meta tras muchos días y noches de carreras, el cuerpo parece desfallecer justo cuando queda menos. 

Desde luego me quedo siempre con las luces, porque las sombras conviven con uno mismo y llegan hasta a apagar los sueños y las fuerzas del más fuerte. 

Las sombras ayudan a recordar que no se quiere volver a sufrir, son esas cicatrices que no terminan de cerrar nunca y que, si eres sensible, te acompañan el resto de tu vida. 

Muchas sombras, muchas veces terminan por olvidarse, o uno se acostumbra al dolor por así decirlo y entonces olvida lo que de verdad importa. 

Las luces, que hay que entender que se supone que son las luces, son el premio al esfuerzo, son la miel que da la fuerza para seguir. Son solo esos momentos del día en los que eres absolutamente feliz mirando, como hoy, el nacimiento de un potro a la luz del atardecer. 

La luz es saber que la gente que viene a vernos te abraza y te escribe con el corazón, y saber que algunas veces, somos capaces de dar y hacer que los demás te recuerden con una sonrisa. 

Además, no hay luz sin sombras, por lo que creo que ambas van ligadas íntimamente en el día a día de todo ser humano. Hay que ver solo con qué lentes vemos la vida." Fragmento del artículo "FEDERICA & CO: EL LUGAR DONDE VIVIR, ES LO ÚNICO URGENTE" publicado en Mooi 03 | las fotos son de Alisa Andrei 

1 comentario

  1. que linda entrevista! casualmente mañana contamos la historia de Federica en un nuevo proyecto que gestiono llamado Viajar Inspira y que los invito a conocer: http://viajarinspira.com/
    Cuantas lindas coíncidencias, besote
    Vicky

    ResponderEliminar