HOMBRES QUE SE ENGRANDECEN, MUJERES QUE SE EMPEQUEÑECEN

domingo, 11 de junio de 2017
Esta semana, gracias a los colectivos feministas y la visibilidad que ha dado a este problema las rrss, se ha hecho efectiva una nueva medida a favor del respeto y comportamiento cívico en el transporte público. 

Al final, todas en mayor o menor medida, nos hemos visto invadidas por el "hombre despatarrado". Que aunque suene a coña, y parezca un pequeño gesto sin importancia, sí la tiene y dice mucho a cerca de nuestra cultura y nuestros valores. 

¿Qué dice a gritos el "manspreading"? ¡AQUÍ EL MACHO ALFA AL PODER! Si no piénsalo, ocupando su espacio y también parte del nuestro :-( 

Es más, ¡hombres que se engrandecen, mujeres que se empequeñecen. Así que, ¡sí tiene importancia! y no, no les pasa a todos los hombres.


Por cierto, esta medida de concienciación ha llegado gracias a la globalización. Hace años que está vigente en países como E.E.U.U o Japón. 

¿Su objetivo? Recordarnos que es necesario respetar el espacio de todo el mundo, y a la vez, hacernos pensar en el lenguaje corporal que comunicamos. De hecho, esta forma de ocupar el espacio transmite mando y afán de conquista por encima de todo (más allá del cuento chino de la condición biológica con las que nos vienen algunos matadores de toros. ¡Venga ya!)

Sí que es cierto que nosotras crecimos (por lo general) con la idea de que hemos de cerrar bien las piernas y ocupar el mínimo espacio posible, y ellos no. ¡Súper revelador! ¿Verdad?

Pues lo dicho, no perdamos de vista, y en cualquier espacio compartido (cines, teatros, etc.) que hombres que se engrandecen, persona que sienta al lado que se empequeñece. Te deseo, ¡un día a tus anchas!

No hay comentarios

Publicar un comentario