POPE & POOLE PHOTOTRUCK PARA MOOI 02

domingo, 14 de mayo de 2017
Pope & Poole da vida a “The Automated Pope & Poole Phototruck” un fotomatón vintage instalado en el interior de una furgoneta Volkswagen de los años 70. Es la unión de dos conceptos: una furgoneta más un fotomatón para crear algo novedoso en nuestro país, que busca rescatar costumbres olvidadas y alejarse de la tecnología dentro del mundo de la fotografía. 

Franc, Alicia y Andrea, a los mandos del Phototruck. Tres soñadores que se lanzan con el proyecto en busca de un estilo de vida diferente, movidos por sus pasiones y un nuevo reto.

“Coleccionar fotografías es coleccionar el mundo” Susan Sontag 


“En un primer momento la gente mira expectante y se pregunta qué es esto del Phototruck, no lo acaba de entender, el público todavía no está acostumbrado, pero cuando entran en el interior de Colorado (así se llama nuestra Volskwagen), se sientan y los dejamos solos, sus caras cambian y lo dicen todo”.


El Phototruck es vivir una experiencia, divertirse y dejarse llevar por el momento. No se trata de un fotomatón al uso, no estás dentro de una cabina que hace fotografías, ni delante de un fotógrafo, ni de tu propio teléfono haciéndote un selfie... 

Estás dentro de una furgoneta Volkswagen, y esto no pasa todos los días, un vehículo con historia y tradición, haciéndote unas fotos como las que has visto en las carteras de tus abuelos. Esos retratos en blanco y negro que tanto gusta ver y recordar.

En este clima se generan una serie de emociones, que hacen que vivamos una experiencia única. Además de las fotos que la gente se lleva tras pasar por el Phototruck, también se quedan con las situaciones vividas haciéndose las fotos.


Es un espacio donde se crea un vínculo especial con las personas con las que se comparte ese momento, donde se acortan las distancias y se potencia la amistad. Es un momento de compañerismo, de equipo, de sincronización, que acaba creando adicción por la inmediatez con las que se obtienen las fotografías y también por lo que se genera en ese momento.

Entras y no te puedes ir sin una foto con quien más quieres, ¡quieres vivir ese momento con todos ellos!


Al final con las fotografías lo que hacemos, es coleccionar momentos y recuerdos y de esto sabe mucho el Phototruck. Guardamos las fotografías como parte de nuestras vidas y son y forman parte de nuestro universo. Cuando echamos un vistazo a todas ellas hacemos un repaso de nuestra vida y de lo que hemos vivido, reconstruimos nuestro mundo.

¿Qué puertas diríais que abren vuestras fotografías?

Las fotografias del Phototruck de Pope & Poole abren las puertas a la imaginación, a la diversión y al recuerdo. Son fotografías que ocurren rápidamente, cuatro “clicks” en menos de un minuto. Cuatro imágenes que habitualmente no tienes tiempo de planificar y te dejas llevar por tus impulsos. 

Y todo esto, luego se ve reflejado en cada una de las instantáneas. Son frescas, sin reflexión y muy espontáneas. 

Sí, podríamos afirmar que nuestras fotografías abren las puertas de la espontaneidad, y es algo que a todo el mundo le gusta experimentar de vez en cuando, dejarse llevar y hacer por un momento lo que te venga en gana.


¿Dirías que la fotografía es una lengua que comprendemos todos?

La comunicación es algo universal. Cuando viajas por el mundo te das cuenta de que puedes entenderte con cualquiera, sea cual sea su idioma. Y eso es porque hay lenguajes que no entienden de idiomas, de barreras, de edades ni de prejuicios. Al igual que los sentimientos, los gestos, las miradas. Pero sin duda alguna, uno de ellos es la fotografía. 

A pesar de las normas de composición, cuando una fotografía conmueve puede saltarse todas las reglas habidas y por haber, al igual que ocurre con otras artes. Cuando una imagen te atrapa, no importa de dónde venga, es algo mágico, existe una libertad implícita en ella. Se entiende y se siente por igual en cualquier parte del mundo.



¿Cuál es la emoción mayoritaria que se suelen llevar las personas tras visitaros? 

Diversión. Pasar por el Phototruck es un momento de adrenalina, un momento de ir a 100 por hora, que dura muy poco y pone en tensión. Es rápido y crea adicción. 

Es comparable a subir a una montaña rusa. Primero estas nervioso por subir, por lo que vas a experimentar, por si te vas a marear o por si se te va a parar el corazón. Luego viene la parte de máxima emoción cuando estás subida en ella, el momento de éxtasis, y después cuando la adrenalina baja, y entonces estás en la gloria. 

Pues con el Phototruck viene a pasar lo mismo, primero estás expectante de qué es lo que vas a encontrarte dentro de la furgoneta, y te invade un sentimiento de curiosidad. Después, en el momento de hacerte las fotos, una risa contagiosa se apodera de ti y no te abandona hasta después de verlas en tu mano. Finalmente se crea una pequeña adicción que hace que te quedes con ganas de más. 


¿Por qué os gustaría ser recordados?
De lo que más disfrutamos es de hacer las cosas con cariño y que la gente las disfrute y las aprecie, así que lo mejor sería que nos recordasen como esos locos que trajeron una gran idea a la oferta de servicios del país, la llevaron a cabo en Barcelona y que además hicieron que la gente viviera una experiencia inolvidable. | Entrevista a Pope & Poole para Mooi 02 "La Pasión" 

No hay comentarios

Publicar un comentario