SOÑADO & CREADO EN ESPAÑA | TÁNATA

jueves, 23 de febrero de 2017
Tánata es un taller de cerámica que diseña y produce piezas de cerámica de uso cotidiano (jarras, teteras, tazas…) pero diferentes, mágicas, hechas a mano con un acabado impecable y mucho color.  

Por un lado elaboran su propia producción de piezas para el hogar, y por otro, trabajan a la carta para otros diseñadores, haciendo realidad sus diseños ya sea para joyería, decoración, prototipos, etcétera.

Todas sus creaciones están hechas a mano de principio a fin, creando o partiendo de una idea, pasando por el modelo y los moldes de escayola, hasta llegar a las piezas cerámicas definitivas. 

Son ceramistas especializadas en el color y el acabado, y cuentan con una extensa gama de esmaltes propios.  ¡Pasa y disfruta!




"Desde el principio nuestras piezas se vistieron de color y de humor, y siempre hemos buscado formas de líneas limpias y con un guiño de realidad, nos gustan las piezas vivas (y por eso muchas tienen ojos). En realidad empezamos a hacer las piezas que no encontrábamos en el mercado (o que no nos podíamos permitir, ¡claro!)"


 

¿Quién está detrás de Tánata? 

Natalia Figueroa (Bogotá, 1982) y Ana Ferichola (Madrid, 1980) se conocieron en el 2007 en la escuela de cerámica de la Moncloa. 

Ana estudió Periodismo en Madrid, y Natalia Artes Visuales en su Bogotá natal. Se encontraron por "casualidad", buscando un oficio que se realizara con las manos 🌟


Al poco tiempo, Ana montó un taller en el sótano de la casa familiar. Ahí, empezó a desarrollar su obra personal (anuscapetrusca) de un carácter más escultórico, y pronto empezaron a trabajar juntas en proyectos de diseño y cerámica de manera eventual.

Proyectos que surgieron por el boca a boca. No hay muchos talleres de cerámica que hagan este tipo de trabajos a la carta, para diseñadores emergentes, en tiradas pequeñas, pero de finísimo acabado. 

Andrés Gallardo y el IED Madrid fueron de sus primeros clientes. 

A día de hoy, el taller sigue estando en el mismo sótano, pero han mejorado los procesos tras muchas horas de vuelo. El espacio se ha ido adaptando y creciendo. Aún así, siguen produciendo ellas dos la totalidad de las piezas. Su producción es pequeña, y sobre todo, muy cercana al cliente. 




¿Qué sueños tenéis para Tánata?

En realidad que siga adelante y creciendo poco a poco. Nos gusta lo que hacemos, y nos esforzamos mucho para que el resultado sea bueno y diferente. Y ya, puestas a soñar a lo grande, nos gustaría sentar un precedente en la cerámica actual. No vemos piezas como las nuestras habitualmente, y eso ¡mola! | Tánata 

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada