RENDIRSE SÍ ES UNA OPCIÓN

domingo, 22 de enero de 2017
Hemos crecido con ideas tipo: "Quien algo quiere algo le cuesta", "Hay que luchar por los sueños", pelea, resiste, no abandones, échale valor... Y así sobrevivimos. Medio inmolándonos día tras día. 

Si nos paramos a pensar un poco, es concebir el mundo (en lo personal y profesional) a la antigua usanza, como si de una guerra se tratase. Y lo peor de todo, es que al final nos convertimos en nuestra peor enemiga y las únicas vencidas acabamos siendo nosotras mismas .

¡Piénsalo! Quizá antes fueran válidas estas consignas. Nuestro mundo se reducía a la incompetencia emocional, nos movíamos en piloto automático ¿verdad?


Hoy, ese mundo se va alejando cada vez más rápido. Es más, si seguimos actuando bajo esas mismas consignas caducadas, la lucha interna seguirá en nosotras, causando dolor, frustración y malestar. 

Dejar de negarnos al cambio puede ser una buena solución. De hecho, quizá ahí esté la puerta de salida para dejar de darnos golpes contra el muro. ¡¡Cómo duelen!!

No sé de dónde salió la idea de que rendirse es de débiles, o que supone un fracaso. ¡Si es de sentido común! Pues yo no pienso participar más en ninguna guerra, ya las he tenido bien gordas 😢

Vale que todo cambio (de ideas y/o acciones) viene envuelto en miedos. Y es muy probable, que por eso prefiramos continuar viviendo en la sombra (bien de un proyecto que no funciona, o bien aferrados a algo o a alguien que deberíamos haber dejado ir hace tiempo) por el simple hecho de que así estamos más cómodas. Por lo menos sabemos a qué aferrarnos... Cómo somos, lo más fácil es continuar igual. 

Si es que, somos la leche, porque a pesar de no funcionar, nos auto-engañamos diciéndonos que llegará el día que sí lo hará. Y probablemente, la vida nos esté invitando a cambiar el chip, a dar el primer paso para dejar de gastar energías en la causa equivocada. No hay más que estar atenta a las señales...

Para terminar, si estás en un momento de continuar estancada (en lo personal o profesional) quizá sea tu oportunidad de rendirte 😉 Es algo así como decir al mundo: Vale ya he tenido suficiente, ¡hasta aquí he llegado! 

De verás piensas que ¿rendirse es negativo? Pues ahí lo dejo, ¡buen domingo! de seguir aguantando o no hacerlo ;-)) 

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada