Ni Unidos, ni Pudimos

lunes, 4 de julio de 2016
Lo primero, es poner luz a algunos conceptos. Hoy analizaremos como ejemplo a "Unidos Podemos" para describir "Cómo No se construye una marca sólida". Bien, comenzamos aclarando conceptos:

Marca = Huella emocional que dejamos en los demás. No se trata de una transacción o negociación. De hecho, todos somos marca, y todos contamos con una identidad propia. Otra cosa es que no seamos conscientes de cuál es nuestra propia marca.

Unidos = Juntar dos o más cosas entre sí, haciendo de ellas un todo. Mezclar varias cosas entre sí.

Podemos = Tener capacidad para hacer algo. 

A grandes rasgos, el análisis es que: ni están unidos, ni tampoco se puede. En conclusión, es una marca que para nada cuenta con una identidad bien definida. Por eso, no brilla. Ahora lo que nos importa, ¿cómo podríamos darle la vuelta para hacerla brillar? Vamos allá. 




Realmente en este mundo hay mucha confusión. Porque una marca sólida no es algo que nos inventemos sobre cómo queremos SER percibidos. Más bien, nuestra marca la descubrimos o destapamos desde dentro hacia fuera. Se trata de definir QUIÉNES somos en lo más profundo de nuestro SER. Y en esta caso, "Unidos Podemos", ¿son "del puño" o de la V"?  Este matiz le da un giro importante a los valores ;-)

¿Dónde está la raíz del error de la marca "Unidos Podemos"? No han sido capaces de construir una VISIÓN con aquello que consideran que necesitamos las personas de izquierdas. Además, tenían que haber incluido en esa visión todos los aspectos -además de los obvios- de nuestras vidas: familia, creencias, educación, desarrollo personal, trabajo, ocio, etc.

A medida que hubiesen actuado en base a estos valores bien definidos, su propia VISIÓN les habría ido guiando.  No habrían ido "como pollo sin cabeza".

Tampoco, son conscientes de cuáles son sus puntos fuertes. ¡Que los tienen! Y a su vez, de qué modo esos mismos puntos fuertes pueden ayudarnos. No han sido capaces de hacernos llegar -con claridad- el valor de su propuesta. Aunque lógico, si no se ponen de acuerdo entre sí...


No han descubierto todavía, cuáles son nuestras necesidades emocionales. Han de llegar a nuestra mente a través de nuestro corazón, ¡no hay otra manera! Nuestro cerebro decide primero desde la emoción y después es cuando justifica las decisiones. De ahí, que la resistencia al CAMBIO, y a abrir nuevos caminos, no es más que MIEDO a la perdida de lo que dejamos atrás.


Para terminar, no olvidemos que las marcas que brillan lo hacen porque tienen claros sus valores y a través de ellos conectan con su público. A su vez, conectar lleva tiempo, porque como te digo, se basa en percibir que nos unen estos mismos valores. Luego está el tema de la confianza, y sabemos que ¡¡a mayor incoherencia mayor la desconfianza que se genera!! 

Por ejemplo, en mi caso baso mi confianza en la coherencia y autenticidad que percibo detrás. 

Sintetizando, y para quedarnos con lo fundamental a la hora de construir una marca que brille -donde aumenten nuestras posibilidades de ser elegidos en este mundo hipersaturado y globalizado- tendríamos que:

  • Desarrollar nuestra propia naturaleza (antes hemos de descubrir cuál es). Reside en lo más profundo de nuestro SER. 
  • Unir esa misma naturaleza (valores, energía, actitud o como queramos llamarle) a la ACCIÓN.
  • No estaría mal que fuésemos muy críticos con quienes trabajamos. ¡Ahí lo dejo!


En fin, hay que aprender de los errores, si de verdad queremos ser capaces de dejar huella. Desde  mi punto de vista, las marcas del futuro que brillarán serán las que se centren más en SER que en ESTAR. Estar sin SER, tarde o temprano es fracasar ¡Hasta el jueves! 

No hay comentarios

Publicar un comentario