Trabajo basura ¡nunca máis!

lunes, 13 de junio de 2016
Nos han vendido demasiadas ideas sobre cómo vivir el trabajo. Imagino que -como yo- habrás escuchado muchas veces la metáfora "agrícola" para hablar de las etapas que vivimos en el trabajo. Sí, eso de: 1º Plantar la semilla | 2º Cultivar el campo | 3º Recoger la cosecha

Te suena, ¿no? Pues a día de hoy, y tras muchos años intentando vivir de mi sueño (mis primeras andaduras y fracasos, empezaron hace más de 10 años) te diré que está metáfora no sirve para las nuevas reglas del juego laboral. 

¿Por qué? Pues porque se olvida del paso 0, que es fundamental y súper importante para que la cosecha obtenida esté sana y sea de buena calidad. ¿Cuál es ese paso número 0? LIMPIAR el campo (= mente). En otras palabras, eliminar lastres de nuestra mente. 

Creo firmemente que limpiar la tierra nos aleja de grandes dosis de toxicidad. Toxicidad que obviamente resulta muy dañina sobre la forma de obtener nuestras cosechas y como consecuencia sobre nuestra propia vida. 

En nuestro caso, tras una limpieza previa del camino -en lugar de hacer lo que se suponía que teníamos que hacer (seguir en nuestros trabajos basura hasta la jubilación)- vislumbramos un espacio para cambiar de "destino" y encontrar nuestro verdadero propósito en la vida.




¿A qué te dedicarías si supieras que va a salir bien? ¿Si no tuvieras miedo? No olvides que cuanto más te conozcas, más te valorarás por ser quién eres. A su vez, cuanto más te valores, más sabrás para qué sirves y cómo puedes ser útil para la sociedad. Y justo ahí, es donde comienza el principio de este viaje. Toda una aventura, que te llevará a despertar a una vida laboral donde alinear tu profesión con la persona que eres. Aprendiendo a recoger cosechas como consecuencia de crear bienestar para la sociedad.  Lo máximo, ¿verdad?

Al final, un trabajo basura es aquel que no tiene ninguna dirección, ni sentido. Donde no te sientes bien contigo misma, y necesitas montones de cosas materiales para llenar tus espacios vacíos.

Las preguntas para reflexionar esta semana son: ¿Cuál es la dirección de tu trabajo? ¿Hacía donde vas? ¿Quién o qué te dirige hacía allí? ¿Quién (o qué ) te guía? ¿Cuál es el sentido de tu trabajo? ¿Para qué trabajas?

Reflexionar para responder a estas preguntas -con honestidad- ayuda a vislumbrar una dirección y un sentido para una vida laboral despierta. 

Nunca es tarde para cambiar, ni redifinir tu vida laboral... ni -por supuesto- para empezar a limpiar el terreno ¡verás como la cosecha resulta mucho más valiosa para tod@s! Buena semana de limpieza y hasta el próximo lunes. 

4 comentarios

  1. Me encantan estas preguntas!, dan en el clavo de un día a día bien hecho. Difícil es, cuando pierdes el norte de tanto esfuerzo. Te importaría que publicara las preguntas y mis respuestas en mi blog en un futuro post?
    http://angelagcabrera.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Angela. ¡Eres libre! haz con ellas lo que quieras ;-) Buena semana.

      Eliminar
  2. ¿Qué harías si el dinero no fuese importante? Apagar el piloto automático y salir de la rueda en la que nos empujan a correr es fundamental para de verdad elegir cómo queremos vivir.

    Gracias por plantearnos todas estas preguntas.

    Anabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Anabel. Ojalá más gente se apunte a bajar de la rueda. Siempre hay alternativa ¿verdad?
      un abrazo y gracias a ti ;-))

      Eliminar