"Viajar es vivir intensamente"

domingo, 29 de mayo de 2016
Familias en Ruta es un blog y una comunidad virtual formada por madres y padres de alma viajera con ganas de disfrutar intensamente de la vida con sus hijos. 

Tras este proyecto de vida encontramos a Max, Susagna, sus dos retoños y a un buen número de colaboradores aportando ideas, trabajo y buen rollo. Hoy, os invitamos a leer el artículo que les dedicamos en Mooi 01. Esperamos que lo disfrutéis, y ¡a viajar se ha dicho!




¿Qué motiva -en gran medida- a una familia a ponerse “en ruta”?

Las ganas de disfrutar el presente descubriendo un planeta tan frágil como bello, lleno de rincones sorprendentes, gente maravillosa y culturas diversas, a la par que de grandes injusticias y retos de esos que plantean preguntas y mueven a la acción.

Viajar juntos es una estupenda manera de forjar junto a nuestros hijos recuerdos de vivencias compartidas, que construyen unas relaciones padres-hijos indestructibles.


¿Cómo llevan los entornos cercanos los planes viajeros de las familias en ruta?

Perfectamente. Viajar a países lejanos tiene un encanto irresistible y múltiples alicientes. Entre ellos, redescubrir y aprender a valorar todo aquello que nos es más propio y cercano.


¿Encontráis apoyo? ¿Cuáles son las preguntas o dudas que más se repiten?

En nuestros 6 años de existencia, hemos coincidido con un montón de familias con inquietudes viajeras. Los papás y mamás viajeros buscamos referentes y experiencias de otras familias, y bien nos vamos dando cuenta que teniendo ciertas precauciones y evitando sólo algunos pocos destinos -en general- podemos viajar sin miedo alrededor del planeta por tierra, mar y aire.


Estamos muy orgullosos de haber producido el documental gratuito en Youtube Familias Viajeras, mirando el mundo con ojos de niño (...)


Por lo general, ¿de qué “viven” los viajeros el tiempo que dura su aventura?

Normalmente la gente planifica antes. Cuando hablamos de viajes largos, bien son profesores o funcionarios en excedencia, o bien autónomos. Cada vez más gente puede trabajar a distancia, y por supuesto luego están los ahorros.

Cuando hay una ilusión verdadera, se buscan los medios y se lucha por ella. Esa es precisamente una de las enseñanzas de este tipo de viajes y períodos sabáticos.


¿Realmente resulta tan costoso -a nivel económico- como se suele pensar?

No. Si hablamos de destinos intercontinentales -y una vez amortizamos el coste del billete- la vida en multitud de países es igual o más barata que la que tenemos aquí.


En conclusión, ¿viajar es una buena forma de aprender, abrir la mente, soltar lastres y superar miedos?

Sin duda. No hay mejor escuela para los niños que el mundo real. Siempre y cuando -lógicamente- estén acompañados y bien atendidos por sus padres. Aclaro que estamos hablando de viajes por placer. El drama de los refugiados es harina de otro costal.

Para mí, viajar es vivir de un modo más intenso. Por supuesto, con todos los retos y contratiempos que eso conlleva. Hay un momento para cada cosa en la vida, también para viajar. Cuando nuestros hijos son pequeños es aún mejor de lo que solemos pensar.

De hecho, me parece una excusa fácil, un error garrafal y un gran autoengaño decirnos "ya viajaré con ellos cuando sean más grandes o cuando me jubilen"

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada