A propósito de 2015

domingo, 10 de enero de 2016
Son días de echar la vista atrás. De revisar lo vivido, y sobre todo para nosotros, de extraer lo aprendido a través de la experiencia para continuar en el camino. 

Lo cierto es que a nivel personal no terminamos lo que se dice muy bien el 2015. Los tres últimos meses, encadenamos tres "escalonados accidentes" que nos llevaron a pasar por el hospital. Con su correspondiente aprendizaje forzoso. Es la conclusión a la que llegamos. De hecho, al intuir el "para qué nos pasaba eso" e ir procurando interiorizarlo e incorporarlo a nuestras vidas, parece que todo va empezando a encauzarse. Y ahora sí, por el camino que deseamos y a la par precisamos...

Increíble, ¿verdad? Pero cierto como la VIDA. Vida para la que muchos planes, lo que se dice planes (proyectos, programas de las cosas que se van a hacer y de cómo hacerlas) no tenemos. 


En cierto modo, vamos improvisando sobre el camino. Aunque eso sí, si algo nos ha enseñado lo vivido estos tres últimos meses de 2015, es a caminar con los ojos bien abiertos y los sueños aún más despiertos. Cometeremos errores. Mas esperamos que no sean los mismos ;-) Aquí van 7:

  1. No revisar nuestros sueños (tanto laborales como personales) por lo menos cada mes.
  2. Perderlos de vista y caer en trabajar por trabajar (sin descanso y con mucho estrés). Convirtiendo en urgente "temas" que pueden posponerse para justificar seguir en la rueda... 
  3. Hacer uso de gilipolleces (no tiene otro nombre) como disculpa para trabajar sin reparo. Con todo lo nocivo que implica ésto ¡claro!
  4. Ponernos a hacer de todo a la vez, trastear con las RRSS, el correo, etc. para "completar tiempos" (o algo parecido que se supone que hemos de hacer para tener el culo sobre el asiento X horas seguidas) No sé de dónde habremos sacado esta idea ;-)
  5. Aspirar con ansia y sin descanso a la perfección. ¡De locos!
  6. Agobiarme muchísimo y para colmo rendir poco. ¡Ésta va por mí!
  7. No cortar correas que nos mantenían atados. 

Y por el momento, aquí lo dejamos. Seguiremos equivocándonos en 2016. ¡Seguro! Tal y como leí hace unos días: "Los únicos que no se equivocan son los que están dormidos" ¡Buen domingo! y hasta mañana.

No hay comentarios

Publicar un comentario