Ama y ensancha el alma

lunes, 30 de noviembre de 2015
Hace unos días, terminé de leer un libro totalmente recomendable, "La rueda de la vida". Se trata de algo así como el testamento espiritual de Elisabeth Kübler-Ross. Médico psiquiatra de gran prestigio mundial, que dedicó su vida a paliar el dolor de enfermos terminales y de las familias que sufren la pérdida de un ser querido. 

"La rueda de la vida" resume nuestro viaje en cuatro etapas:

  1. "El ratón" (infancia) Al ratón le gusta meterse en todas partes, es animado y juguetón, y va siempre por delante de los demás.
  2. "El oso" (edad madura, primeros años) El oso es muy comodón y le encanta hibernar. Al recordar su mocedad, se ríe de las correrías del ratón.
  3. "El búfalo" (edad madura, últimos años) Al búfalo le gusta recorrer las praderas. Confortablemente instalado, repasa su vida y anhela desprenderse de su pesada carga para convertirse en águila.
  4. "El águila" (años finales) Al águila le entusiasma sobrevolar el mundo desde las alturas, no a fin de contemplar con desprecio a la gente, sino para animarla a que mire hacia lo alto. 


A continuación, comparto un fragmento de la etapa de "águila" de Elisabeth, que cuanto menos, nos invita a la reflexión:

"La única finalidad de la vida es crecer. La lección última es aprender a amar y a ser amados incondicionalmente. En la Tierra hay millones de personas que se están muriendo de hambre; hay millones de personas que no tienen un techo para cobijarse; hay millones de enfermos; hay millones de personas que sufren maltratos y abusos; hay millones que padecen discapacidades. Cada día hay una persona más que clama pidiendo comprensión y compasión. Escucha esas llamadas; óyelas como si fueran una hermosa música. Te aseguro que las mayores satisfacciones en la vida provienen de abrir el corazón a las personas necesitadas. La mayor felicidad consiste en ayudar a los demás. 


Realmente creo que mi verdad es una verdad universal que está por encima de cualquier religión, situación económica, raza o color, y que la compartimos todos en la experiencia normal de la vida.

Todas las penurias que se sufren en la vida, todas las tribulaciones y pesadillas, todas las cosas que podríamos considerar castigos de Dios, son en realidad regalos. Son la oportunidad para crecer, que es la única finalidad de la vida. 

Todo es soportable cuando hay amor. Mi deseo es que trates de dar más amor a más personas. Lo único que vive eternamente es el amor". | Que tengas un día lleno de luz y amor. Hasta mañana.

2 comentarios

  1. Oooohhh, qué bonita manera de empezar esta semana, con deseos de amor.
    Un beso guapa, son unas reflexiones preciosas ♥

    ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. De verdad, que es un libro que te transforma la visión de principio a fin. Lo recomiendo totalmente. ¡Que disfrutes del día! Un beso

      Eliminar