Estética emocional | ¡Mírate con AMOR!

domingo, 27 de septiembre de 2015
Hoy contamos con una invitada especial, Mónica Cubero. Desarrolla un interesante proyecto consciente llamado Estética Emocional. Se trata de un nuevo concepto de estética, basada en la convencional y complementada con diferentes terapias enfocadas al bienestar, el coaching y otras técnicas de desarrollo personal. ¡Veréis que fusión más fascinante y equilibrada! 
"De repente me encontré entre dos tendencias que en ocasiones parecen excluyentes: el cuidado exclusivo de la imagen y el desarrollo interior. " Mónica Cubero

Mi objetivo va más allá de la imagen externa. Busco el bienestar global de la persona con el fin de impulsarla más allá de donde está. La principal característica es que trata de forma holística, dando la misma importancia a las emociones que a la imagen. 

"Las emociones influyen en nuestra estética y la estética influye en nuestras emociones."




¿Quién está detrás de Estética Emocional? 



Terminé el Instituto sin tener muy claro lo que quería estudiar, pasé cuatro años estudiando la carrera de Matemáticas -sin mucha pasión- para ser profesora. Pero las cosas sin pasión no suelen llegar a buen puerto y aunque me resultó muy difícil tomar la decisión de pasar página y dedicarme a otra cosa, dejé la carrera para estudiar y trabajar como administrativa. Sin embargo, me faltaba la relación directa con el público.

 Como hobbie -y ahora veo que buscando mi verdadera vocación- realicé un curso de maquillaje para cine y tv. El maquillaje me descubrió el contacto, conectó con mi creatividad y desató ese poder que de una forma u otra, todos tenemos en nuestras manos.






¿Nuestro aspecto exterior guarda relación con las emociones vividas? 

¿Qué nos indica los problemas de piel?



Por supuesto. Yo invito en mis talleres a reflexionar sobre lo que nos está contando nuestra piel, a leerla como si de un mapa se tratase porque nos aporta mucha información. Un bajo estado de ánimo se va a traducir en flacidez, el estrés en un tono grisáceo en la piel del rostro y el acné va a indicar problemas hormonales o un desequilibrio interno ya sea alimenticio o emocional. Dice mucho también de nuestra autoestima, si dedicamos tiempo a cuidarnos o vivimos solamente para otros.


Igual sucede con el dolor físico que a veces nos acompaña cada día, podemos intentar engañar con las palabras y actos, pero nuestro cuerpo siempre termina expresándose y la enfermedad nos acaba confrontando con nuestra realidad interior. El dolor también influye en nuestro aspecto.



Recientemente, los medios de comunicación han publicado: 

“Aumenta en un 25% la demanda de operaciones estéticas con motivo de los selfies”

¿Qué nos revela ésto?



Que nos estamos mirando más y más de cerca y que lo que vemos no nos gusta del todo. Volvemos al tema de la autoestima, la cirugía estética es una solución rápida, como un medicamento. Vivimos en una sociedad con prisas. Los cambios que revela el trabajo interior -aunque definitivos- son bastante más lentos. El primer paso es la toma de conciencia de que existe un trabajo interno por hacer.



¿Estamos más obsesionados con nuestra imagen, si cabe,  por las redes sociales? 

¿Por qué tanto postureo y sobreexposición?



Las redes sociales con sus imágenes perfectas demuestran precisamente la “imperfección” de nuestras vidas. Seguimos aquello que anhelamos y mostramos solamente aquello con lo que nos sentimos medianamente satisfechos, y no siempre con la intención de compartir con las personas que queremos eso que nos hace felices, la mayoría de las veces buscamos la aprobación.

"Cuando estás verdaderamente satisfecho con tu vida no necesitas mostrar constantemente, y en el caso de la imagen no necesitas enseñar siempre tu mejor perfil."



¿Las exigencias estéticas son distintas para hombres y mujeres?



En mi opinión no, pero esta claro que en publicidad el mensaje que nos están enviando es que sí. Para el hombre se ofrecen productos para la salud básica de la piel, justamente lo que yo abogo para todo el mundo. En cambio, a las mujeres se nos ofrece mucho más: para las arrugas, flacidez, renovación, regeneración, manchas, porque ciertamente consumimos más.


Por otro lado,  los productos para hombres se componen normalmente de activos energizantes porque se siguen asociando con fuerza, cuando las necesidades de su piel son exactamente las mismas que las de la mujer, exceptuando solamente el tema del afeitado que requiere activos calmantes y regenerantes.



¿Qué nos recomendarías para sentirnos bien con nuestra propia imagen?



Buscar un momento de soledad, ponernos ante un espejo y mirarnos de forma global con amor y compasión, desde la aceptación. Observar cada detalle de nuestro rostro y cuerpo, tomar consciencia de lo que no nos gusta, si lo estamos creando nosotros actuar, si es innato aceptar, con la aceptación aparece una nueva perspectiva y caminos que tomar sintiéndonos mucho más ligeros. 

Respecto a lo que nos gusta: apreciarlo y agradecerlo porque todos traemos una “belleza” única de serie. Y sobre todo teniendo en cuenta que lo que vemos está ligado profundamente con lo que somos y cómo nos sentimos interiormente.
Podéis seguir a Estética Emocional a través de Facebook |  TwitterInstagram ¡Mírate con AMOR! Disfruta del día 

No hay comentarios

Publicar un comentario