Cómo VIVIR de un sueño

lunes, 21 de septiembre de 2015
Hace relativamente poco, he descubierto que lo más conveniente a nivel laboral es especializarse.  En un mundo tan sumamente genérico, donde es fácil encontrar profesionales "sobradamente" cualificados, ultra-especializarnos en un área reducida y muy concreta, hará que ganemos oportunidades y a su vez, aumentaremos nuestro valor. 

En cierto modo, puede resultar paradójico, pero pregúntate: ¿Cuántas periodistas hay en nuestro país? Y, ¿especializadas en bienestar y vida slow? Sólo me viene una a la cabeza, Mamen  

Como ya sabemos, para vivir de nuestro sueño es fundamental saber quiénes somos y conocer aquello que tenemos para ofrecer al mundo y qué nos diferencia del resto. De lo contrario, estaremos ofreciendo más de lo mismo y ésto no inspirará a nadie. ¡Ésta es la cruda realidad!




Hemos de centrarnos en proporcionar valor. En este mundo -como ya sabemos de sobra- hay demasiado ruido. Todos generamos mensajes diarios. Desde mi punto de vista, la clave está en aportar algo útil, distinto. 
  • Preguntas que podemos hacernos para re-orientar nuestro sueño en acción: 

¿Cuál es mi misión? ¿Qué solución ofrezco? ¿Qué problema soluciono? ¿A quién?


Si no sabemos hacia dónde nos dirigimos -ni que deseamos lograr- mejor parar o apagar el piloto automático y descubrirlo antes de continuar. Porque esto lo transmitimos al exterior, nos hace perder el tiempo y lo que es aún más perjudicial, hacemos perder el tiempo a los demás. Hemos de enlazar todo aquello que nos gusta con un objetivo centrado.


Diría -por la experiencia que voy adquiriendo  y tras conocer los "entresijos" de los proyectos creativos (por aquello que me cuentan ¡claro!)- que Vivir del Sueño se logra de la suma de combinar nuestros intereses, aptitudes y talentos.

  • Los intereses están en la atención que ponemos a algo. A su vez, éstos han de resultar provechosos o de utilidad o valor para otras personas.
  • Las aptitudes son nuestras capacidades y buena disposición para ejercer o desempeñar una determinada tarea, función o empleo.
  • Los talentos están en el conjunto de facultades o capacidades que tenemos para hacer alguna cosa. 

Creo que lo más útil es que definamos lo más posible nuestro sueño para diferenciarlo del resto de proyectos. La única forma de brillar es siendo verdaderamente nosotros mismos. Sin interpretar papeles, sin máscaras. Hemos de ser específicos porque lejos de perder oportunidades, vamos a ganarlas. Para mí este es el futuro paradigma laboral, la ultra-especialización. 

Al final, como dice sabiamente el refranero popular, “el que mucho abarca poco aprieta." ¡Cambiemos el chip! de una vez por todas... ¡Menos ruido y más beneficio!

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada