La mejor red social jamás inventada

domingo, 12 de julio de 2015



Cuando la rapidez y las prisas, me hacen sentir que el tiempo se me escurre entre las manos viajo a ese lugar lejanamente familiar: la infancia. En algún sitio de aquel fragmento de paraíso dejé un baúl escondido en cuyo interior encuentro un tesoro que me conecta con quien en realidad soy. 


Lo abro y saco el cuaderno de notas. En la primera página me sorprende una verdad: los maestros de la vida lenta son los niños. Este es el gran secreto. La libreta contiene todo lo que necesito para devolver un poco de esa sabiduría a mi vida de adulta. En la página dos encuentro la cálida sensación del sol envolviendo mi cuerpo, la fragancias de la sal, unas galletas recién horneadas dispersas en la toalla que se mezclan con la arena, las risas y el murmullo de los bañistas a lo lejos.


Varias páginas después, la música parece emerger del interior del cuaderno y escucho con total claridad la banda sonora de esos años. Los atardeceres rojos de Serrat en el Mediterráneo despiertan en mí el recuerdo de una casa de verano, olor a piscina, mamá preparando aperitivos para comer y una mesa cuya materia prima es el amor por las pequeñas cosas.



A medida que avanzo entre las páginas, mi memoria o mi imaginación se disparan. Me hago pequeña, vuelvo a sentarme a la mesa, me empapo del festín de colores y aromas, me inclino y aspiro el olor de las flores recién cortadas del jarrón. 


Hasta me parece, al levantar de nuevo mi cabeza, encontrarme frente a frente con los comensales, que sonríen y charlan y no esperan nada, salvo el momento presente. Me percato de un cambio significativo: aún no hay móviles. En el lugar que debían ocupar encuentro un delicado y diminuto tarro de cristal con mi nombre.


No puedo resistir la tentación de sacar la nota que contiene y, creyéndome Alicia en mi particular país de las maravillas - sin estrés, ni informes laborales, ni distracciones, ni problemas imaginarios - la abro y leo en voz alta la nota:


Bienvenido a la mejor red social jamás inventada: el mundo real.


Me llevo esta libreta y este tarro de vuelta a mi vida de adulto. Este verano he decidido dejar de correr. Vuelvo a mi esencia, le digo hola a mi niña interior. Voy a poner la mesa.



Encontrarás este emotivo texto de Mamen Pérez de Universo Flow junto a las bellas fotografías de María Larreina @merythequeen en este artículo. Qué disfrutéis todos de la mejor red social jamás inventada. ¡Feliz domingo!

No hay comentarios

Publicar un comentario