¡Dejémonos de cuentos!

domingo, 26 de abril de 2015
Érase una vez Caperucita, su abuelita y el lobo Feroz. Un día, viendo que las cosas no iban del todo bien, que llevaban unas vidas un tanto ajetreadas y complicadas, y, sobre todo, que estaban cansados de vivir siempre el mismo cuento, decidieron ponerse manos a la obra y hacer un buen trabajo terapéutico…

Caperucita decidió dejar de hablar con lobos seductores, manipuladores y mentirosos que le engañaban y le hacían andar más de la cuenta por caminos largos y complicados.
Vireta



La abuelita decidió dejar de abrir la puerta a lobos que se hacían pasar por tiernas niñas, aunque peludas y con la voz ronca. Decidió además dejar de vivir en una casa aislada en medio del bosque y se compró un pisito en la ciudad. También contrató a una asistenta para que le cuidase y le hiciera la compra, a fin de evitar que su nieta tuviese que llevarle provisiones atravesando un bosque lleno de lobos mentirosos y peligrosos. Porque la abuelita -gracias a la buena fe de su hija y su nieta- había ido ahorrando con el tiempo dinero de sobra para pagarse el pisito y la asistenta.

Y el lobo Feroz, decidió dejar de disfrazarse de abuelita y de meterse en camas ajenas para cazar. Vio que era más fácil cazar conejos en el bosque que complicarse la vida engañando a niñas y abuelas usando disfraces… Es decir, decidió ser un lobo de verdad, un lobo auténtico.

Y colorín colorado, el cuento se ha acabado… ¡Definitivamente! Para descanso y felicidad de sus tres protagonistas.

No hay comentarios

Publicar un comentario