Universo Flow | Entrevista

domingo, 29 de marzo de 2015
Universo Flow es un blog y una comunidad activa de personas muy diferentes pero con un aspecto común: tras llevar años sin saborear lo mejor de la vida por el estrés y las prisas, deciden de una vez parar, despojarse de lo innecesario y mirar las cosas desde otro prisma. 

Para hacerlo diferente -Mamen- decidió crear “El Club de la Gente sin prisas” al que todo el mundo puede acceder de manera gratuita uniéndose al grupo de Facebook o apuntándose a las cartas de los miércoles por la noche.

Universo Flow

"Es curioso como la lectura individual de la newsletter de cada semana se ha convertido, en realidad, en una experiencia colectiva de más de 600 personas. Desde el principio las planteé como un viaje imaginario en tren ofreciendo en cada parada un tema y recursos diferentes para vivir con más calma y plenitud." Mamen


Estas cartas-viaje son nuestro momento oficial de lentitud de la semana. una oportunidad para comunicarnos de manera informal más allá de su blog, con un té en las manos y nuestra música preferida de fondo.
Universo Flow
Un ratito para nosotros que después podemos debatir y comentar en comunidad a través del grupo. Así, de un modo ameno y casi sin darnos cuenta, el cambio comienza a hacerse efectivo. 

No hay presiones, ni fechas, ni culpas. Sembramos hoy para recoger cuando llegue el momento. No tenemos prisa. Desde hace un mes completamos con la propuesta del fin de semana: “Los domingos de la tortuga”, una micro carta dinámica que resume los aprendizajes y hallazgos de la semana de Mamen para vivir más slow.



¿Quién está detrás de Universo Flow?



Cuando nos describimos tendemos a etiquetarnos y a poner por delante el tener o el estar, al ser. Yo me he pasado mucho tiempo definiendo como: “soy periodista”. Y lo cierto es que lo soy, pero ponerme esa etiqueta por encima de otras me impedía darme cuenta que podía ser algo más. 

Algunos años de exploración y búsqueda después, encontré mi “apellido”. Ahora soy “periodista especializada en bienestar y vida slow” pero, en esencia, lo que soy es una mujer que no esconde a su niña interior, que se ha reencontrado con ella y que sabe que la única manera de vivir con plenitud, en armonía con nosotros mismos y el resto, es hacer cada día lo que le apasiona.

Universo Flow

Lo que a mi me apasionan son las palabras, escribir, inspirar y motivar a los demás a dejar de correr y vivir con menos estrés y más sentido, más conscientes y agradecidos, más dispuestos a admirar las maravillas que nos rodean y que hemos dejado de percibir. 

Soy, ante todo, una enamorada del ser humano y de su capacidad de superación innata que siempre viene propiciada por un motor extraordinario: el amor.


¿En qué momento decidiste unirte al movimiento slow y por qué?


Hacía tiempo que andaba buscando, por decirlo de alguna manera, mi propia “tribu”. Creo que es una consecuencia lógica del autoconocimiento. Una vez das ciertos pasos, quieres continuar acompañado y unirte a otras personas que compartan tu filosofía de vida. 

Lo que más me gustó de este movimiento es que lo configuraban personas de muy distintas partes del mundo y, a la vez, muy heterogéneas. Incluso lo formaban personas que ni siquiera sabían que estaban actuando de acuerdo a un movimiento mundial pero habían comenzado a dar pasos por su cuenta. 

De manera que no había, como ocurre en otros grupos o movimientos, unas estructuras rígidas, unas normas comunes a seguir ni la necesidad de cumplir o practicar ciertos requisitos para formar parte de él.

Universo Flow

El movimiento slow está abierto a todos y no es más que pura lógica. Nos dice que si no paras es imposible que sepas a dónde te diriges, que antes o después tu cuerpo y mente se resentirán, que has de encontrar la armonía o las soluciones a aquellas cosas que te preocupan. 
Y nos dice que aunque vivamos en una sociedad frenética donde todo es para ya, tenemos que acostumbrarnos a ser pacientes, que un hábito de años no puede cambiarse en un momento, que todo requiere sus ritmos al igual que sucede en la naturaleza. 

Lo que he aprendido y quiero transmitir es que podemos avanzar sin culpas ni reproches a nosotros mismos, que la paciencia -como dice una frase que me gusta mucho- es un árbol de raíz amarga pero de frutos muy dulces y que merece la pena sembrarlo y esperar. 

Desde este prisma el cambio no es tanto un sacrifico sino un reto que, si siembras ya, podrás empezar a recoger en el futuro.



Creo, firmemente, que el sistema educativo tradicional
–donde se gesta en gran medida el anti slow- 
está necesitado de una gran transformación. 
¿Piensas qué, en cierto modo, es una pérdida de tiempo?


No me gusta calificar las cosas como blancas o negras pero es cierto que el sistema educativo corre el riesgo de quedarse anclado en viejos modos de hacer. La escuela tradicional tiene aspectos muy positivos pero no comprendo porque en España nos cuesta tanto implantar cambios que sabemos que son efectivos, que forman parte incluso de los modos de pensar de profesores y padres o que son demandas de los propios niños. 

La escuela no puede ser un mero transmisor de conocimientos de lengua o matemáticas o un lugar donde vamos a examinarnos. Todo eso está muy bien pero hay que ir más allá.

Universo Flow

No sólo hay que formar médicos o ingenieros. Hay que formar médicos o ingenieros que sepan gestionar sus emociones, que sean conscientes de la importancia de la alimentación, la respiración o el movimiento para su salud, que no se sientan “bichos raros” por elegir profesiones no convencionales, que se acepten tal y como son (y ésto incluye aceptar sus ritmos naturales), que sepan de inteligencia emocional, nuevos paradigmas laborales, emprendimiento y finanzas. 


  • Pero sobre todo, el sistema educativo necesita profesores que le digan a sus alumnos: 

“no eres menos inteligente porque te guste el arte o la música en lugar de las matemáticas, tu talento es importante para el mundo y tú eres único.”



La vida puede SER mucho más que trabajo, estrés y prisas, versa tu eslogan. 
¿Cómo mantenemos el equilibrio en estos tiempos de aceleración permanente?


La gran respuesta está en algo que yo, confieso, sigo teniéndome que recordar más a menudo de lo que me gustaría. El gran hábito a cambiar -en el que todos tenemos un Máster y sacaríamos un 10 si nos examinamos- es el de no estar aquí: vivir en el pasado o en el futuro. 

No hay más que mirar a un niño pequeño jugando para darnos cuenta que su energía es tan grande porque a cada momento se concentra sólo en el ahora.

Así que una buena forma de mantener el equilibrio es trabajar en conservar esa energía, eliminando aquello que nos hace sentir cansados física o mentalmente. La que acabo de exponer es un “ladrón” de energía pero tenemos otros muchos: los miedos y preocupaciones anticipados, juzgarnos y juzgar sin necesidad, las malas noticias, la violencia en televisión, la mala alimentación, la falta de movimiento, el poco contacto con la naturaleza.

Creemos que si tuviéramos más tiempo libre tendríamos menos estrés pero el estrés, en contra de lo que pensamos, es más un agente interno que externo. Y no lo digo yo, lo dice Punset ;)



Nos hablas de tu libro...
“Ideas de regalo alternativas para un mundo slow | Otras maneras de vivir a otro ritmo”


El mensaje de “Ideas de regalo para un mundo slow” es claro. Comprar regalos por impulso, estresados, agobiados y gastando más de lo que tenemos, no tiene sentido y no es necesario.

Tampoco lo tiene pensar que mejor será el regalo cuanto más valor económico tenga. Decidí escribirlo para mostrar a los lectores que regalar puede ser otra cosa, que podemos volver a disfrutar haciéndolo, sin invitar al estrés al proceso.

Universo Flow

Creo que una de las cosas más bonitas de la vida es expresar a los demás lo que sentimos, dar las gracias, decir lo siento o mostrar tu apoyo.

En cada capítulo incluyo una propuesta práctica de regalos creados por uno mismo para los que no es necesario en absoluto saber manualidades ni tener ningún tipo de orientación artística.

Son propuestas muy sencillas. En el libro digo: lo único que necesitas para crear estos regalos es ser capaz de sentir amor. Y de eso tenemos todos.

Más allá de las propuestas prácticas, el libro es una excusa para recordar quién eres, parar, desconectar el piloto automático y preguntarte por qué y para qué vives, por qué y para qué regalas.



Si lo pienso, no se me ocurre ningún ámbito de la vida donde –por lo general- 
no se estén acelerando los procesos (crianza, educación, alimentación, salud…) 
¿Existe alguno? ¿Estamos tan necesitados de respeto?


Ciertamente la cultura del fast food cada vez se extiende a más y más ámbitos de la vida. Parece un proceso imparable pero, a la vez, encuentro a diario personas que han iniciado su particular, pequeña y silenciosa revolución contra la velocidad. 

A medida que me adentro en este mundo me doy cuenta que no es tan pequeña, ni tan particular, ni tan silenciosa. Es sólo que los medios de comunicación masivos no la muestran y que los que la practicamos aún somos considerados una minoría un tanto atípica. 

Mucha gente está de acuerdo con los principios que divulgamos pero no termina de creerse que sean posibles, les da miedo salir de su zona de confort o creen no tener “tiempo” para ponerlo en marcha.
 
Universo Flow

No obstante, si todos los que ya lo están haciendo siguen haciéndolo, creo que esta forma de pensar dejará alguna huella importante en la próxima década. 

Los ámbitos que se libran son la naturaleza, los niños y los animales. (siempre que no les contagiemos demasiado nuestra visión acelerada del mundo). En ellos encontramos los verdaderos maestros de lentitud y observarlos nos dará muchas pistas sobre como vivir.



Las vacaciones de Semana Santa, ya están aquí. 
¿Nos recomiendas un viaje slow?


Creo que hasta las ciudades más “rápidas” pueden ser slow si se hacen con la actitud adecuada porque viajar sin prisas, al igual que vivir sin prisas, es más una actitud interna que externa.

He viajado a lugares tan turísticos como Londres o Paris y he encontrado en ellos mis propios paraísos de lentitud.

Universo Flow

A veces basta una parada en un café, una libreta, un paseo sin horarios cámara en mano, un rato observando una obra de arte o un paseo por un mercado de libros.

No obstante, el destino más slow al que he viajado hasta el momento ha sido una ruta por Amsterdam, Brujas y Bruselas. Así fue como yo lo viví.

Y es que al final, si lo haces con sentido y de manera consciente, una no puede viajar sin “viajarse” por dentro. Y ahí está la verdadera belleza de los viajes.



¿Recomendarías soñar despierto?


Por supuesto. Eso no significa que no tengamos los pies en el suelo. Podemos ser realistas, basar nuestros objetivos en acciones y no sólo en pensamientos, actuar con cabeza pero, de lo que no cabe ninguna duda, es que nos hemos quedado cortos a la hora de soñar.

Esa clásica frase de “apunta a la luna, si no llegas, al menos estarás entre las estrellas”, podría ser un buen eslogan en nuestros tiempos porque hemos dejado de soñar a lo grande y hemos encontrado en nosotros mismos, el mayor obstáculo para conseguir aquello que queremos.

Conozco poca gente a la que haya que decirle “No sueñes tanto”. La mayoría ha adaptado una visión demasiado limitada de lo que puede lograr si se lo propone.

La culpa, de nuevo, el miedo y la dichosa zona de confort. La buena noticia es que podemos invertir el proceso. Proyectos como Mooi magazine son una buena prueba de ello. ¡Un millón de gracias por vuestro elogio al noble arte de soñar!
Gracias a Mamen y a su Universo Flow por reivindicar algo tan necesario, al fin y al cabo, como es VIVIR en equilibrio. ¡Ni más ni menos! 

Hace unas semanas, me uní a “El Club de la Gente sin prisas” y desde entonces los miércoles por la noche son algo más especiales. Resulta reconfortante encontrar a personas con la que compartes valores y la manera de sentir y percibir el mundo. ¡Algo está cambiando! y cada vez somos más... Que disfrutéis del domingo en calma. ¡Feliz día!

No hay comentarios

Publicar un comentario