Entrevista | Coco Tips

domingo, 22 de febrero de 2015
Conocí este proyecto gracias a Noemí de Emociones Creativas, quién por cierto - mañana, como cada último lunes de mes - vendrá con otro interesante artículo para nuestra sección  conjunta "Cree en tus sueños y ellos se crearán".  
Tal y como decía, Coco Tips, me encantó desde el primer momento. Victoria, su creadora, hace un gran trabajo contribuyendo al DESPERTAR de los más pequeños. 

No olvidemos que este es el camino para lograr encaminar los sueños a la acción, y lograr VIVIR así una vida plena. ¿Comenzamos?

Es un trabajo que tiene como misión enseñar a los niños y niñas la práctica de la meditación o mindfulness como una herramienta para ayudarles a conocerse a sí mismos, comprender el mundo de pensamientos y emociones que puebla su interior y como consecuencia, comprender también a los demás y vivir desde una mayor consciencia y compasión.

También pretende dar apoyo a todo el que desea acercar esta práctica a los niños desde el entorno familiar, terapéutico o educativo.

Mi nombre es Victoria. He viajado y me he movido mucho tratando de mirar la vida desde muchas perspectivas para comprender quién soy y qué hago aquí, y mi mayor descubrimiento fue cuando hace 6 años conocí la meditación. Gracias a profundizar en esta práctica estoy haciendo el viaje más interesante y decisivo de todos; el proceso de conocer mi propia mente, experimentando hasta qué punto ésta influye en la realidad que percibo y descubrir quién soy realmente.


He aprendido que puedes vivir en un ático de lujo en la ciudad, o en una cabaña hippi en la playa, tener grandes éxitos en el trabajo o una familia con niños muy guapos, pero en cualquiera de estos casos tu mente siempre te acompaña. Si en tu mente hay estrés, le das mil vueltas a las cosas, tienes remordimientos de lo que has hecho, te sientes insatisfecho porque siempre hay algo más que deseas, te preocupas demasiado por lo que va a ocurrir, por lo que los demás piensen de ti, etc, da igual lo que construyas fuera, la insatisfacción te seguirá como una sombra.


Por otro lado trabajar con niños, desde el respeto, siempre me ha atraído porque me gustan los retos : ) Encontrar el equilibrio entre el respeto hacia ellos y el respeto hacia ti, tratar de enseñarles desde la experiencia propia y no desde la teoría, intervenir solo lo necesario, vigilar las palabras que usas porque están cargadas de significado. 

Todo esto me parece que se podría denominar “la niño-terapia”. Además te ponen a prueba, te desafían, rompen conceptos, tienes que pensar, sentir o investigar qué es lo correcto en cada caso, aprender a soltar las expectativas y los miedos, centrarte una y otra vez en tu motivación para no perder el timón y todo esto es una buenísima materia prima para el proceso de aprender a sacar el máximo de nuestro potencial como personas.

Así que de la combinación de estas dos pasiones surge el querer acercar a los niños la práctica de la meditación, que creo, les ayuda a ser felices y a hacer felices a los demás.

Mindfulness es una práctica que consiste en acostumbrarte a poner atención en tu experiencia presente, tanto interna (pensamientos y emociones) como externa (información sensorial), sin caer en juicios.

De esta manera en lugar de estar absorto en tu actividad mental (conceptos, juicios, pensamientos…) estás viviendo plenamente la experiencia, estás en contacto con la realidad.

Su importancia está en que al darte cuenta de lo que hay y reconocerlo sin rechazarlo, puedes responder a ello de la manera que creas más conveniente, en lugar de reaccionar y vivir en piloto automático o reprimir lo que sientes, produciendo consecuencias negativas que se pueden manifestar hasta físicamente en forma de enfermedades.

En este momento ofrezco dos programas de mindfulness dirigidos a los niños y a quienes les rodean, por un lado:


Creo que la manera más eficiente y honesta de enseñar a los niños a gestionar sus emociones es que los adultos con los que traten sepamos gestionar las nuestras. ¿Te acuerdas del anuncio de “si tú lees, ellos leen”? Pues creo que esa es la base de la educación. Lo que quieras que hagan tus hijos o tus alumnos hazlo tú. 

Si quieres que mediten, medita. Si quieres que sean respetuosos, sé respetuoso. Si quieres que gestionen su enfado cuando aparece, hazlo tú cuando aparece en ti. 

Al fin y al cabo los niños ya sabemos que copian todo, son como esponjas para lo bueno y para lo malo. Y especialmente con sus padres que son su máximo referente.


De cualquier manera, lo primero sería ayudarles a identificar la emoción cuando la están sintiendo, normalizarla (porque es normal tener cualquier emoción, todos tenemos todas las emociones en algún momento) y enseñarles cómo se llama. 

Luego depende de cada caso, habrá algo oculto que tienen que aprender - por ejemplo, que no siempre se puede hacer lo que él quiere porque somos un equipo y hay que tener en cuenta a los demás, en el caso de las rabietas -  o que aunque muestres amor por su hermanita pequeña, también tienes amor infinito para ella, en el caso de los celos entre hermanos, etc. 

Cada emoción difícil oculta un aprendizaje que ayudará al niño a construir su felicidad. Por eso creo que es bueno aprovechar estas ocasiones y en lugar de tratar de tapar la emoción, aprovecharla para que se hagan fuertes y comprendan las reglas de una vida feliz.

También es bueno que sepan que ellos no son esas emociones, sino que las emociones vienen y se van.

Hice este vídeo para responder a esta pregunta...




Estos cuentos pretenden ser una herramienta de trabajo para que cada adulto los use de la manera que considere más conveniente para el niño o grupo de niños con los que esté.


Irene y el enfado, trata el tema de las emociones. Muestra que nosotros no somos nuestra emoción y para ello el enfado se presenta como un personaje diferente a la protagonista. 

Los niños pueden ver qué es lo que hace Irene y así descubrir que existe otra posibilidad distinta a la que hasta ahora conocen. Va acompañado de una adaptación al teatro y ejercicios que ayudan a profundizar en esta emoción.


Dónde esta la felicidad, es una versión de los tres cerditos. Habla del refugio que nos construimos en la vida para no sufrir y ser felices. Muestra lo inestables que son los lugares donde la sociedad, los medios, la publicidad, etc. nos señalan que construyamos nuestra felicidad. Y propone otra posibilidad que ningún lobo puede destruir.



¿Quién soy yo? Trata de señalar a los niños y niñas la tendencia que tenemos de compararnos con los demás para sentirnos seguros, para saber quienes somos. Pero la protagonista descubre que algo no cuadra en esta manera de pensar y toma una decisión.

He disfrutado un montón viendo las cosas tan preciosas que hace la gente, ilustraciones, fotografía, postres, “cositas bonitas”… Todo con mucha delicadeza. Si que recomendaría soñar despierto,  y también recomendaría despertar del sueño ; )

Mil gracias a Victoria de Coco Tips por la colaboración prestada, y por contribuir con su trabajo a ayudar a nuestros niños a conocer su mente y cultivar su corazón. ¡Hasta pronto!

No hay comentarios

Publicar un comentario