Entrevista | María Larreina de "A mesa puesta"

domingo, 18 de enero de 2015
Nuestra invitada, María Larreina, vive en un pueblo de Bizkaia donde trabaja como administrativa, aunque reconoce que cuando sale de la oficina, es cuando es ella de verdad. 

La naturaleza, las cosas sencillas, la buena compañía, la familia, y buscar y encontrar lugares y momentos que fotografiar, son algunas de las cosas que le mueven.

Hoy, María comparte con nosotros un poquito más de su precioso mundo. Allá vamos... 



¿Qué es “A mesa puesta”?


“A mesa puesta” es una colaboración mensual en el blog “Con botas de agua”. Bea, su creadora, quería dar un giro a su blog, manteniendo su esencia creativa, pero haciéndolo más plural contando con colaboraciones mensuales, y fui una de las afortunadas. ¡Al menos así me considero yo por haber contado conmigo! 

Fue toda una sorpresa ya que conocí a Bea en un curso de foto un fin de semana y fue bastante breve nuestro primer contacto, pero lo suficiente como para conectar y ver que teníamos ciertas cosas en común.




Durante ese primer contacto supo que mi marido Pablo y yo hicimos una boda handmade ese mismo año y que me gustan las manualidades, y a través de mi Instagram también supo que me empezaba a aficionar a la fotografía.

Yo soy muy de celebrar así que la propuesta fue más que acertada: hacer un styling de mesa diferente cada mes para dar ideas e inspiración y crear así un ambiente acogedor en torno a una mesa. Y así llevamos ya 9 meses.











¿Quién está detrás de “A mesa puesta”?


Detrás de esta colaboración está María Larreina. Tímida en el primer contacto, abro mi corazón en el segundo (con quien siento que conecto, claro). Soy así. Norteña, pausadamente inquieta, cabezota y una sensiblera empedernida, aunque quizá no lo parezca a simple vista. Indecisa y decidida a partes iguales. Siempre que puedo, intento sacar una sonrisa a quien tengo al lado. Imperfecta. Curiosa  y buscadora incansable. Soñadora. Ya lo decía una profesora mía de primaria: 


A veces miro hacia atrás y en ocasiones no me reconozco. Todas las inquietudes y cosas en proceso y por hacer que tengo ahora no sé dónde habían estado hasta 2013, que fue cuando empecé a despertar, creativamente hablando. 

Diría que la organización de la boda fue el revulsivo. Empecé a conocer e interesarme por algunos blogs, lo cual me ha hecho encontrar gente muy interesante de la escena creativa actual por el camino. Me alucina pensar la cantidad de personas, proyectos y empresas interesantes que me ha ofrecido conocer este medio. 

Algo después, tanto Pablo como yo, nos empezamos a interesar por la foto de la mano de un profe muy especial que ahora es amigo. 


De sus palabras y los momentos compartidos con él, fuimos capaces de desgranar que el interés por la fotografía (o al menos el nuestro) va más allá de conseguir una foto perfecta; es la excusa para despertarte antes de amanecer, pasar frío miestras te maravillas cada vez que sales a buscar esa luz y volver a calentarte con un café recién hecho, o tener la inquietud de buscar, encontrar y redescubrir lugares. La foto es el medio de canalizar y encapsular todo lo que estamos viendo ahora con nuevos ojos.   



Además, siempre he tenido una conexión muy fuerte con la naturaleza. Yo he vivido en una ciudad “pequeña” hasta hace casi 4 años pero he tenido la inmensa suerte de que todos los fines de semana y vacaciones de mi vida las he pasado en una casa que tienen mis padres en el campo. Ahora vivo en un pueblo rodeada de naturaleza. Poder salir a la calle, andar unos pocos minutos y no ver más que verde me da la vida.


¿Recomendarías soñar despierto?



No paro de hacerlo, y cada vez más. Es más que recomendable. Yo lo siento casi como  una necesidad.

Estas Navidades he dado unos talleres de packaging en Bilbao, ¿quién lo hubiera pensado hace un año y medio? Para mí, cosas como ésta son producto de soñar despierta. Ojalá podamos soñar mucho y bueno.
Gracias María. Después de conocerte un poquito mejor, aún siento más admiración por ti y tu precioso mundo. Os deseo (también a Pablo) un largo y feliz camino por el lado creativo de la vida Estoy segura ¡que así será!

No hay comentarios

Publicar un comentario