Cómo aprender a tomar decisiones

lunes, 8 de diciembre de 2014
Hay que aprender a decidir (...) Tu vida es la suma de las miles de decisiones que has tomado y no sólo de las grandes. 

  • Como lo que más hacemos es decidir, mejor aprender a decidir cuanto antes.


Ocho notas rápidas sobre cómo tomar decisiones…



1. Decide desde el amor. En la vida sólo podemos decidir desde el amor o desde el miedo. Decidir desde el amor es decidir poniendo el foco en lo que queremos. Decidir desde el miedo es decidir poniendo el foco en lo que no queremos. 

2. Escucha la tripa. Sabe más que tu cerebro de casi todo. A veces creo que la calidad de vida de una persona depende sólo de que se haya dado cuenta de esto.
Si dudas entre la tripa y tu cerebro por mil razones que ahora no vienen al caso haz caso a tu tripa.

3. Nunca jamás tomes una decisión para hacer feliz a otra persona. Eso te dañará a ti y a la otra persona. 

4. Si una decisión no te hace feliz ahora, raramente te podrá hacer feliz en el futuro. El premio gordo de las decisiones es HOY. 
5. Asume que siempre le caerás mal a alguien. O que como mínimo no estará de acuerdo contigo. Y asume también que si no es así es que hay algo que marcha mal en tu vida, muy mal. Hazme caso, toma alguna decisión que genere cierta incertidumbre, incomodidad o desaprobación en tu entorno. Aunque sólo sea para experimentar emociones nuevas. 
6. Si no estás disfrutando de una vida abundante eso es que has decidido mal. La vida quiere que seas feliz y la forma que tiene de avisarte de que te has equivocado de camino es poniéndotelo ligeramente difícil en un principio para ir incrementando la dificultad progresivamente. Si las cosas van mal, simplemente toma otro tipo de decisiones.
7. Cualquier decisión que tomes tiene que incrementar tu paz interior. Si te resta paz interior no es buena decisión. Otro asunto diferente es que te invite a que tomes decisiones que te saquen de tu zona de confort. Te animo a que hagas esto último y te animo mucho a ello. Estoy seguro que sabrás entender la diferencia entre salir de tu zona de confort y perder la paz interior.
8. Guarda silencio. Creo que eres sabio. No sé quién eres pero sé que lo eres. En lo más profundo, ya sabemos qué es lo que más nos conviene en cada momento. Sigo sin entender porque no lo escuchamos.

No hay comentarios

Publicar un comentario