La felicidad no es eterna

lunes, 20 de octubre de 2014
Las emociones son una especie de brújula que orienta en una cierta dirección, pero una brújula que siempre marca el Norte, no sirve para nada. Si las emociones siempre son felices y agradables, dejan de ser una guía útil para reaccionar ante los cambios o las nuevas situaciones que podemos tener que afrontar. 
Por eso no se puede permanecer siempre en un estado emocional único: las emociones están hechas para fluctuar, como la aguja de una brújula.



"No se empeñe en buscar un estado de felicidad permanente y constante. La felicidad es una emoción y, como tal, sus resortes saltan cuando se produce una situación concreta".


¡Disfrútela entonces y no pretenda permanecer en ese limbo para toda la vida!


Si la felicidad o el estado de placentera alegría es una emoción, será transitoria. Si la felicidad no es eterna, tampoco hay mal que dure cien años. ¿Por qué no somo capaces de entender ésto? El alma está en el cerebro, E. Punset

No hay comentarios

Publicar un comentario